Las Políticas Sociales en el Desarrollo Local: Aproximaciones a la Construcción de la Política Juvenil en la Ciudad de México 1998-2000

 

Introducción

El debate sobre la generación, desarrollo y evaluación de las Políticas Sociales a nivel nacional e internacional se encuentra en un franco proceso de fortalecimiento, sin embargo, el debate sobre las políticas sociales a nivel local prácticamente apenas aparece en el ámbito académico y político. Tomando en consideración lo anterior, el presente documento es un primer intento de sistematización de la experiencia en la construcción de las Políticas juveniles en la Ciudad de México durante el periodo 1998-2000, mismo que pretende dar constancia de los lineamientos, orientaciones, programas, proyectos y acciones desarrollados a partir de un nuevo enfoque para entender y desarrollar el trabajo para, con y de jóvenes. En ese sentido, para el Gobierno de la Ciudad de México el hecho de reconocer a la juventud como un sector heterogéneo de atención prioritaria y a las y los jóvenes como sujetos sociales plenos, ha significado reformular políticas juveniles a nivel local y proponer un nuevo paradigma para entender y trabajar con las y los jóvenes, un enfoque que entiende al joven como mailto:sujet@s

sujeto de derecho y como actor social con potencionalidades, responsabilidades y obligaciones, que forma parte de un grupo socio-cultural relevante por su capacidad de cohesión, complejidad, organización, solidaridad, participación y transformación; elementos que lo constituyen en un protagonista fundamental en la toma de decisiones orientadas al cambio y desarrollo de la ciudad, ubicado desde el presente mismo.

Para la integración del presente documento, primeramente se realizó un ejercicio de ubicación conceptual sobre las Políticas Públicas y las Políticas Sociales, con la finalidad de apuntar el análisis hacia las políticas sociales en el desarrollo local y posteriormente se aterriza con el análisis de la experiencia de la construcción de las Políticas juveniles en la Ciudad de México durante el periodo 1998-2000.

Tomando en cuenta que toda creación intelectual puede y debe ser enriquecida a partir de la reflexión y de la discusión, es importante mencionar que el objetivo del presente escrito se centra en un análisis y una interpretación que, en ningún caso pretende ser definitiva y que, justo es reconocerlo, se ha basado en experiencias profesionales, parciales y aproximativas, por lo que es tarea del lector enriquecerla con la crítica constructiva.

1.- Políticas Públicas y Políticas Sociales.

Las políticas públicas se conforman con el conjunto de lineamientos y formulaciones explícitas, que incluyen propósitos (objetivos de corto tiempo), finalidades (objetivos de mediano y largo tiempo) y estrategias para lograr concretizarlos en una realidad social. (Castro y Evangelista, 1997). Se concretan a través de distintos programas públicos diseñados e implementados por un gobierno y por otros actores de la sociedad. Carecen de neutralidad ideológica y política, son dialécticas e históricas; se construyen sobre definiciones específicas, por ejemplo, de Estado, de sociedad, de familia, de necesidades sociales, de propiedad, de trabajo, de control-coerción, de mujer-hombre, etc. Implican intereses diversos como son: de clase, de raza, de etnia, de género, de edad, de ubicación geográfica: regionales, nacionales y/o internacionales, económicos, políticos, etc. Exponen una visión específica sobre la realidad, los problemas y necesidades sociales y las maneras en que éstos deben ser atendidos o resueltos. (Castro, 1999)

Las políticas públicas marcan momentos de la historia de un país o grupo social debido a que simbolizan los vínculos de control y orden público legitimados, contienen las regulaciones económicas establecidas según un modelo de desarrollo y expresan las aspiraciones de equidad social de un grupo humano. También por que los temas que son objeto de política pública señalan los asuntos o problemáticas sociales que en un tiempo y espacio se llevan a la discusión pública incluso al debate político-partidista, adquiriendo difusión, controversia y poder tales que se incluyen en una agenda política y por ende en un programa de gobierno. Además, las políticas públicas hablan del concepto de ciudadanía, de persona, de valores humanos como la igualdad y de los esfuerzos por establecer principios basados en la equidad. (Castro, 1999)

Las Políticas Públicas siempre constituyen un conjunto articulado e interrelacionado de planteamientos proyectivos que el Estado delinea e implementa a través del gobierno y otros actores sociales y políticos, que buscan, por una parte, responder a las necesidades de la población, y por otra, la funcionalidad y reproducción de la estructura estatal. Pero, las Políticas Públicas son también expresión de los niveles de participación, movilización y lucha social de la sociedad civil dentro de los mismos marcos sociales.

1.1 Conceptualización de la Política Social

Generalmente el principio inspirador de la Política Social es el logro del Bienestar Social colectivo, sin embargo, para los fines del presente estudio se entenderá a la Política Social a partir de una naturaleza dicotómica, contradictoria y dialéctica, en este caso podemos conceptualizarla como el conjunto explícito, ordenado y sistemático de formulaciones estratégicas, definidas, articuladas y direccionadas por el Estado y por actores sociales civiles y privados, lo que hace que sean concertadas socialmente. Estos lineamientos estratégicos buscan el logro de finalidades sociales, que se delimitan a partir de posturas u orientaciones teórico-conceptuales y político-ideológicas, entre ellas podemos mencionar las siguientes:

  • Política Social vista como el conjunto de mecanismos estatales de acción y bienestar social, que buscan disminuir y eliminar las diferencias socioeconómicas entre los grupos de una sociedad determinada así como frentar la desigualdad social con medidas redistributivas y de acceso a servicios sociales a través de dos vías:

*Con la generación de empleo productivo y convirtiendo al desempleado en trabajador asalariado. (Salario Directo)

*Con la posibilidad de acceso a servicios sociales: Salud, Educación, Vivienda, Alimentación, Seguridad Social, Cultura, Deporte y Recreación. (Salario Indirecto)

  • Política Social vista ayuda asistencial y paliativa, Política Social vista como el conjunto de mecanismos de acción social necesarios para paliar y atenuar los efectos sociales del desarrollo, para compensar mínimamente a los excluidos y marginados. Es decir, entendida como programas asistenciales, promocionales, emergentes, cortoplacistas y desarticulados, focalizados a sectores en situación de necesidad extrema.
  • Política Social entendida mecanismo de hegemonía y reproducción de la fuerza de trabajo. Política Social entendida como el conjunto de estrategias e instrumentos estatales de acción social, indispensables para incidir en la reproducción de la fuerza de trabajo y en la legitimación y ampliación del dominio y poder del Estado sobre los grupos que integran una sociedad.
  • Política Social como medio de gobernabilidad y control social. Política Social entendida como el conjunto de mecanismos sociales estatales indispensables para asegurar la cohesión, el consenso y la estabilidad social, es suma, su finalidad es la gobernabilidad de una sociedad.

Desde una perspectiva teórica las orientaciones en torno a la Política Social aparecen como "tipos ideales", es decir, como configuraciones abstractas necesarias para analizar un fenómeno social determinado, pero, en la realidad concreta, la Política Social implementada en una realidad engloba todas esas orientaciones, ya que dentro de los marcos de una sociedad determinada aquella tendrá una naturaleza dialéctica, dicotómica y contradictoria que hará que todas las orientaciones mencionadas coexistan, se enfrenten, se tensionen e interactúen dentro de ese contexto social.

1.2 Vertientes de la Política Social

En el caso de la Política Social, su primer principio inspirador implica asegurar el bienestar social de la colectividad nacional, sin embargo, es importante no perder de vista que en la realidad concreta, la Política Social conforma un conjunto de acciones, mecanismos, orientaciones, actividades, lineamientos, legislaciones, planes, programas y proyectos, planeados, continuos y sistemáticos, que se orientan a elevar las condiciones sociales de todos los integrantes del Estado Nacional, pero en el nivel de concreción, esos mismos elementos inciden sólo a paliar ciertos efectos de la problemática social que genera el mismo sistema de explotación implementado por el Estado, teniendo un interés por la reproducción de esquemas que permitan su preservación y legitimación. En ese sentido, la política social se diversifica en cuatro vertientes principales, las cuáles permiten su diseño e implementación de forma ordenada y direccionada, que se presentan a continuación:

  1. Vertiente socio-económica. Relacionada principalmente con las políticas de generación de empleo productivo y salariales. En este caso, la vertiente socio-económica reconocerá la intención de convertir al desempleado en trabajador asalariado para de esa forma otorgarle capacidad de ahorro y de consumo, y por otra parte integrarlo a los sistemas de seguridad social. (Laurell, 1996)
  2. Vertiente de servicios-beneficios sociales. Relacionada con el objetivo de elevar las condiciones de vida de la población , a partir del acceso a servicios y beneficios relacionados con diversas áreas de lo social: educación, salud, vivienda, seguridad social, alimentación, cultura, entre otros. (Laurell, 1996)
  3. Vertiente asistencial-promocional. Relacionada con las acciones sociales que permiten reforzar las anteriores vertientes, es decir, las acciones sociales compensatorias para los desempleados, trabajadores informales y para aquellos sectores de la población que tienen accceso limitado a los servicios-beneficios sociales. (Evangelista, 1996a)
  4. Vertiente de Participación y Organización Social. Relacionada con los lineamientos necesarios para promover la participación social y para generar mecanismos permanentes de organización entre los beneficiarios de las acciones y programas sociales. En este sentido, toda política social lleva implícita la definición de lineamientos y el desarrollo de acciones orientadas a lo socio-económico, a promover servicios- beneficios sociales y a diseñar formulaciones de tipo asistencial y promocional, pero fundamentalmente, debe servir como marco de referencia y como base operativa para potenciar la organización y para promover la participación social. (Evangelista, 1998)

Es necesario entender que la generación, diseño e implementación de la política social tienen una relación determinante con la estructura y la complejidad política, la correlación de fuerzas sociales, la movilidad y la participación social, la heterogeneidad socio-cultural y con las formas de articulación con el exterior que se generen en cada realidad social. Por eso, esos mismos aspectos delimitarán las orientaciones y las prioridades de determinada vertiente de la política social. Es decir, los aspectos antes mencionados generarán la tensión de las orientaciones y la priorización de determinada vertiente en detrimento de las otras.

1.3 Las Políticas Sociales en el Desarrollo Local

Para entender el Desarrollo Local debemos centrarnos en diseccionar las dos categorías que integran dicho concepto. Primeramente, podemos entender por Desarrollo todo proceso de cambio, transformación o desenvolvimiento que se genera en alguna esfera de los entornos biológicos, naturales, económicos, políticos, sociales o culturales. Ubicados en el ámbito social podemos entender al desarrollo como la posibilidad de cambio, transformación o desenvolvimiento multilineal y contradictorio, positivo o negativo, progresivo o regresivo, relacionado con las situaciones, procesos, actores y dinámicas sociales, que se generan, ubican e interactúan dentro de una sociedad determinada. Una de las discusiones conceptuales sobre el Desarrollo hace referencia si ese cambio es inmutable, natural y determinado, o por el contrario es vulnerable a la reorientación por parte de los actores sociales participantes en esos procesos de desarrollo. (Castro y evangelista, 1998) Por otra parte, lo Local está definido por nuestro entorno inmediato, por los aspectos comunes que nos vinculan con otras personas en nuestro espacio cotidiano: identidad, historia, territorio común, relaciones sociales, clase social, cultura, cotidianidad, etc. Lo local hace referencia a un espacio micro-social identificable, reconocido e integrado por actores individuales, colectivos, sociales e institucionales. Todo espacio local siempre es dialéctico; es decir, conlleva antagonismo, conflictos, pero también metas en común, armonía y construcción colectiva. (Castro y Evangelista, 1998)

En ese sentido, podemos afirmar que el Desarrollo Local involucra un esfuerzo colectivo, consciente, comprometido y articulador de los actores sociales de un espacio local, como medio para identificar y promover las potencialidades colectivas y para generar apoyos indispensables para la solución de necesidades, problemas, peticiones y demandas. El Desarrollo Local hace referencia al proceso de aumento de la capacidad de los espacios locales para reconocerse como protagonistas de su desarrollo, identificar necesidades y problemáticas, potencialidades, recursos y vacíos, definir sus demandas y orientar recursos a la solución de sus problemas. Por eso, todo proceso de Desarrollo Local involucra en forma obligatoria, al menos, los siguientes aspectos: Territorio, Espacio, Economía, Política, Sociedad, Cultura y Medio Ambiente.

De acuerdo a lo anterior, las Políticas Sociales en el Desarrollo Local (PSDL) significan no solo los lineamientos sociales estratégicos que se generan en un espacio geográfico dependiente de otro mayor, donde ocurre la vida cotidiana, los procesos, movilizaciones y acontecimientos, sino también sintetizan las acciones sociales en común y las que advierten confrontaciones, simbolizan las concordancias y las diferencias entre sectores y grupos con sus específicas formas de ver y entender el desarrollo social, aún cuando estas se inserten y/o comulguen con un estado nación o confluyan en un país. Las PSDL además de actuar como instancias mediadoras entre estructuras globales, regionales y locales, son instrumentos que reproducen y/o transforman prácticas sociales, diversifican relaciones entre el Estado y la Sociedad, y actuan como nexos de estructuración de relaciones sociales, como procesos de permanente construcción /reconstrucción socio-política y como dimensiones micros en referencia y en tensión con dimensiones macro.

De acuerdo a lo anterior, es importante mencionar que cuando algo se define como local es porque pertenece a algo global y en ese sentido, las PSDL constituyen diques, trincheras o poderes locales, alternativos, micros, desde abajo y desde adentro, que complementan o enfrentan a las políticas globales o nacionales, y por ese hecho, defienden posturas de vida social basadas en historias particulares, en visiones políticas locales y en identidades individuales y colectivas. Siempre entendiendo que, si bien los espacios locales tienen situaciones específicas, contextos, producciones y relaciones sociales autónomas que le son propias, a la vez tienen nexos, coexisten, conviven y se vinculan con contextos y determinaciones más globales, superiores o hegemónicos.

 

  

2.- Políticas Juveniles en el Desarrollo Local: La experiencia de la construcción de la Política Juvenil en la Ciudad de México 1998-2000

 

 

2.1 Actualidades de la Política Social en México

Para hacer referencia a las actualidades de la política social en México es necesario comprender tanto el contexto nacional como el internacional, cuya característica primordial es el denominado proceso de globalización, que hace referencia al cúmulo de expresiones más o menos planetarias, caracterizadas por la amplia interdependencia, la profunda interrelación y los evanescentes límites de los diferentes Estados Nacionales. Así, dicho proceso de globalización ha dado como resultado que, en los umbrales del siglo XXI, se esté conformando una nueva forma de dominación internacional caracterizada por un Multiestado Hegemónico, que descansa en un sistema Bancario-Productivo-Comunicacional, que ha sustituido al tradicional Sistema Industrial-Financiero-Militar. La fuerza de ese mecanismo de dominación para dictar pautas y políticas de acción en todo el orbe, presupone una pérdida significativa en la supremacía y en la autonomía de los estados nacionales. (González Casanova, 1997)

De acuerdo a lo anterior, es preciso mencionar que aunque en el planteamiento clásico de la Política Social se concibe al estado nacional como el ente rector del diseño y aplicación de la misma, es necesario no perder de vista que en estos momentos caracterizados por la globalización, la orientación de las políticas sociales en lo particular, y las políticas públicas en lo general, se construye principalmente a partir de la situación contextual externa del estado nacional, es decir, de su forma de articulación con otros el mencionado multiestado mundial y hegemónico. Por ello, la estructura y complejidad política, la correlación de fuerzas, la movilidad y participación social, la heterogeneidad cultural y las formas de articulación con el exterior que se generen en cada una de las realidades nacionales específicas, determinarán en gran medida que el diseño e implementación de la política social, privilegie incidir en las contradicciones sociales con el fin de atenuar, paliar, disminuir o eliminar diferencias sociales entre los grupos que integran la nación, en la promoción de medidas de bienestar social necesarias para la estabilidad o únicamente se limite a la legitimación y fortalecimiento del dominio y del poder del estado y a la reproducción de la fuerza de trabajo necesaria para la preservación de las estructuras de dominación-explotación.

Por ello, en el caso de nuestra realidad nacional dependiente y dual, ese multiestado mundial hegemónico y su sistema socioeconómico, el capitalismo neoliberal, se amalgaman para imponer las pautas a seguir en los aspectos económicos, políticos y sociales, pautas que se sintetizan en la conformación de lo que se pudiera denominar un estado neoliberal dependiente en formación, y que, justo es reconocerlo, en el caso de México, tiene diferentes expresiones y grados de desarrollo de acuerdo a las diferentes características histórico sociales de nuestro estado-nación (paternalismo, centralismo, corporativismo, presidencialismo). En ese sentido la Política Social Neoliberal Mexicana (PSNL) delineada por dicho estado, se conforma a partir de las siguientes peculiaridades:

* Politica Social Supraestatal. En el sentido clásico del término, el agente principal de toda Política Social es el Estado Nacional y la pérdida de supremacía del mismo, presupone delegar el diseño de las políticas sociales a organismos externos (léase BID, FMI, BM, etc.), o a organismos supraestatales basados en bloques comerciales (Nafta, Mercosur, Unión Europea, etc.)

* Politica Social Mercantilista. La PSNL concibe a la lógica del mercado como único elemento generador de las actividades y acciones sociales. No existe más alternativa que el brutal libre juego de la oferta y la demanda en las cuestiones sociales, determinando que el bienestar social esté delimitado por lo que los individuos puedan pagar. A mayor pago, mayor calidad, pero también mayor ganancia para las instituciones privadas. Por ello, la PSNL se constituye como un dispositivo que incide en la acumulación y reproducción de las formas más avanzadas del capitalismo mundial.

*Politica Social Privada Al dejar de considerar al Estado como el agente rector y prioritario para el desarrollo social de una sociedad nacional, se plantea una corresponsabilidad social para financiar, diseñar, implementar y evaluar acciones sociales. En este caso, los actores que deberían ser corresponsables en el ámbito social, serían parte de la maquinaria estatal, las iniciativas civiles y religiosas, y principalmente, los agentes privados.

* Politica Social Unilateral La PSNL requiere de poca participación social en su diseño. Existe una influencia externa determinante en su diseño, y por ello, es una Política Social Impuesta, Unidireccional y Unilateral que, aunque en el discurso plantee participación social, en la realidad se diseña sin la intervención de los sujetos involucrados en las situaciones de necesidad y de los sujetos profesionales especializados involucrados con las acciones sociales.

* Politica Social Selectiva. La PSNL deja de lado la orientación universalista, y retoma la focalización como un elemento político que guía la formulación de la política Social, dejando de verla como una modalidad técnica para la asignación de servicios-beneficios sociales. Es decir, se realiza la asignación selectiva y coptativa de beneficios diferenciales para algunos sectores sociales, en esta caso los comprobadamente necesitados, mientras que otros sectores no entran al radio focal, y por ello son excluidos de esos servicios-beneficios sociales públicos. En este sentido, se intentan focalizar recursos escasos a partir de un aparato institucional desarticulado y desorganizado, compuesto por un Estado centralizado y deficiente, junto a numerosos pero débiles y desarticulados organismos civiles, religiosos y privados desarticulados. Con ello, la PSNL se convierte en caridad semiestatal y en filantropía limitada, organizada por las iniciativas civiles, religiosas y privadas.

Es necesario mencionar que la focalización se debe entender como una modalidad técnico-política indispensable para el desarrollo adecuado de una Política Social. Pero, es importante indicar que esta puede conllevar diversos propósitos (objetivos a corto y mediano plazo) y finalidades (largo plazo). Por ello, no es lo mismo focalizar tomando en cuenta la obligatoriedad del Estado para otorgar servicios-beneficios sociales universales, que focalizar dirigiendo los servicios-beneficios sociales exclusivamente a los comprobadamente pobres extremos, dejando sin cobertura social pública a otros sectores pobres moderados o no pobres también moderados. No es lo mismo focalizar a partir de un ente rector como lo puede ser un Estado descentralizado, eficiente y articulado a focalizar recursos escasos a partir de diversos actores desarticulados y dejando al Estado un papel marginal.

 

* Política Social Residual. La PSNL se circunscribe a la atención social temporal y fragmentada para los individuos o grupos residuos del desarrollo neoliberal. Es decir, enfoca su atención exclusivamente a los sectores sociales en pobreza y pobreza extrema, desconociendo las necesidades sociales de otros sectores sociales de por encima de la línea de pobreza. Con ello, no se pretende crear instituciones duraderas ni infraestrutura social, sino crear programas y estrategias discontinuas, coyunturales, cortoplacistas orientadas a paliar y maquillar algunas de las situaciones sociales de la triada pobreza-pobreza extrema-indigencia.

* Política Social Regresiva. En términos reales, la PSNL beneficia a los sectores sociales de mayores ingresos, ya que el acceso y principalmente la calidad de los servicios-beneficios sociales estará marcada por los ingresos de cada usuario. Los servicios sociales dirigidos a la población de menores ingresos, son de menor calidad y tienen menor cobertura, aún cuando los administre el estado o estén subsidiados parcialmente.

* Politica Social Neoasistencialista. La PSNL busca paliar al mínimo la miseria que genera el mismo modelo de dominación y explotación. Tiene la intención de enfrentar seleccionados efectos sin reconocer las causas esenciales que provocan las situaciones de pobreza, pobreza extrema e indigencia. Las acciones de la Política Social Neoasistencialista se circunscriben a:

1) Políticas Asistencialistas y Promocionales

2) Políticas de Educación. Salud, Educación, Alimentación y Vivienda con acceso limitado y fragmentado, sin tomar en cuenta los ámbitos de la cultura, la recreación y el deporte.

3) Políticas de Generación de empleo productivo y aumento salarial casi nulas.

* Politica Social Coactiva. La PSNL busca implementar acciones coordinadas al interior y al exterior del Estado Nacional, que sirvan como mecanismos de coacción, manipulación, persuación, represión, dominio y control social.

* Politica Social Individualista. La PSNL busca la manipulación ideológica haciendo partícipe al individuo como ente aislado de la colectividad, en este caso el ser individual debe ser quien determine y se responsabilice de su bienestar social, y con ello se propicia la declinación del individuo como ser social. Es decir, para la PSNL cada individuo debe luchar aisladamente para satisfacer sus necesidades sociales, mismas que estarán determinadas cualitativa y cuantitativanente por sus "éxitos" o "luchas" personales.

* Politica Social como instrumento fundamental de Gobernabilidad. Los programas sociales neoliberales aportan un mínimo focalizado a los sectores más empobrecidos y sus necesidades más elementales, y aportan ciertos servicios a seleccionados y minoritarios sectores medios, con el interés político de asegurar sólo los niveles de sobrevivencia y de capacitación que mantengan cierta estabilidad social traducida como gobernabilidad del sistema. Así, tenemos por una parte supervivencia para las mayorías e inversión en capital humano para seleccionados individuos aislados.

2.2 La Política Social del Gobierno de la Ciudad de México. 1997-2000.

En 1997 los habitantes de la Ciudad de México tienen por vez primera en su historia contemporánea la posibilidad de elegir democráticamente a su gobernante. Las elecciones de ese año en la ciudad de México dan como triunfador a un partido de izquierda que, enfrentado radicalmente con las posiciones gubernamentales nacionales, propone una nueva forma de ver y hacer política social. En es sentido, se construye una propuesta de Política Social desde el Desarrollo Local que constituye una trinchera política y social alternativa, que, enfrenta a la política nacional neoliberal. Por ello es claro que la política social local, inserta en un proyecto de nación basado en la democracia con justicia social, se contrapone a la política social del gobierno federal, inserta en un proyecto de nación neoliberal global y hegemónico. Es decir, en la tensión existente entre la política social nacional y la política social local existen dos proyectos sociales que, aunque diferentes y contrapuestos tienen nexos, coexisten y se vinculan con contextos y determinaciones globales.

Para el gobierno de la ciudad de México, los procesos de transición y crisis social, cultural, económica y política que se viven a nivel mundial desde hace dos décadas, han generado cambios que se han manifestado en las estructuras familiares, en los patrones culturales y en los modelos de protección y seguridad social, caracterizados por inseguridad, violencia y abandono, así como crisis de valores, de confianza, de autoridad, que van desde el ámbito familiar y escolar hasta el comunitario e institucional. En la actualidad, los niños y jóvenes no tiene la esperanza de alcanzar el nivel de vida que tuvieron sus padres al comprobar que los pilares sobre los que sus familiares construyeron sus vidas: la solidaridad, la educación y el trabajo, ya no les aseguran una calidad de vida suficiente y un futuro cierto. Las crisis destruyeron activos familiares logrados a partir del trabajo, y los niños y jóvenes han presenciado el deterioro acelerado en la calidad de vida de sus padres, por lo que puede asegurarse que su signo de vida es la incertidumbre. Se identifica como causa fundamental del conflicto social a la incapacidad del aparato productivo de generar suficientes fuentes de trabajo bien remuneradas, con condiciones laborales adecuadas, que incluso han deteriorado las condiciones y calidad de vida de los sectores profesionales e intelectuales con alta calificación (maestros universitarios, médicos profesionales en el Sector Público). En suma, la ciudad, por sus condiciones demográficas, económicas y sociales, sufre las consecuencias de un modelo económico que desarticula y neutraliza las políticas sociales, marginando a un número creciente de personas, de manera muy marcada a los jóvenes.

En ese sentido, la propuesta social del Gobierno de la Ciudad de México (GCM) radica en garantizar la superación del deterioro social a través de una política social integral basada en una política económica orientada al crecimiento sustentable con equidad; por ello, propone construir un nuevo paradigma para la política social y enfatizar el desarrollo de instrumentos de corresponsabilidad gobierno-sociedad. (Secretaría de Desarrollo Social-GCM, 1998)

  • En Busca de un Nuevo Paradigma para la Política Social

El GCM define un proyecto social más participativo, democrático y corresponsable; el modelo de política social propuesto pretende avanzar en una perspectiva de largo plazo en los siguientes aspectos:

  • Igualdad de oportunidades, generadas a través del desarrollo de capacidades como de la promoción de igualdad de resultados.
  • Participación en el diseño de políticas y programas como en su operación y evaluación.
  • Cooperación, reciprocidad y simetría social.
  • Integración por la participación, la solidaridad y la definición de nuevas reglas de convivencia.
  • Cobertura universal de un piso social básico con corresponsabilidad ciudadana y focalización en sectores de mayor vulnerabilidad.
  • Combinación de la centralización y descentralización de las políticas, programas y recursos de acuerdo a criterios de mayor eficacia social. (Secretaría de Desarrollo Social-GCM, 1998)
  • Desarrollo de Instrumentos de Corresponsabilidad

La responsabilidad de Estado en alcanzar una sociedad más justa, equitativa, incluyente y solidaria que fortalezca el sentido de pertinencia, se vuelve central; no solo proporcionando una parte importante de los servicios sociales, particularmente a aquellas personas que no se encuentran protegidas por mecanismos de seguridad social, sino convocando a la sociedad en su conjunto a colaborar en la construcción de una sociedad más justa, asumiendo una corresponsabilidad por el bienestar de todos. En este propósito, las organizaciones, instituciones y empresas ubicadas en un espacio territorial definido como barrio, colonia o delegación, deberían crear redes sociales de apoyo y promoción al desarrollo local. La intención es definir un camino para consensar un proyecto social compartido que reconozca la diversidad, heterogeneidad, pluralidad, complejidad de la sociedad y la necesidad de una convivencia que ofrezca oportunidades de desarrollo a todos sus miembros en un marco de respeto, tolerancia y corresponsabilidad. ( Secretaría de Desarrollo Social-GCM, 1998)

  • Objetivos de la Política Social del GCM, 1997-2000

Se plantearon los siguientes objetivos que orientarán las políticas y acciones en materia de desarrollo social

Generales

  • Mejorar la calidad de vida.
  • Reducir la inequidad
  • Alcanzar la justicia social
  • Reconstruir el tejido social

Específicos

  • Promover los derechos sociales de todos en el marco de las facultades y competencias del GCM.
  • Asegurar igual acceso a los programas de alimentación, salud, educación, deporte, cultura y recreación, promovidos por el Gobierno.
  • Promover una amplia participación ciudadana en la elaboración, aprobación, ejecución, evaluación y control de políticas y programas.
  • Fortalecer y democratizar las instituciones públicas de desarrollo social y elevar la calidad de sus servicios.
  • Adecuar la prestación, localización y naturaleza de los servicios a las demandas de la población.
  • Crear conciencia de servicio y trato equitativo entre los empleados del GDF.
  • Estrategias de Desarrollo Social

Las estrategias de desarrollo social se sustentan en cuatro vertientes de trabajo:

  1. Construcción de ciudadanía social.
  2. Desarrollo de políticas y acciones que conduzcan a una mayor equidad e integración social.
  3. Integración y consolidación de un sistema local de asistencia social.
  4. Desarrollo de programas de prevención, con énfasis en el apoyo familiar, redes sociales y salud mental comunitaria.

 

  1. Construcción de Ciudadanía Social

    La ciudadanía social se entiende como el conjunto de derechos y obligaciones que permiten a los miembros de una sociedad compartir en forma equitativa los estándares de vida básicos; en la construcción de esta ciudadanía el valor central lo constituye la igualdad social, entendida como el derecho de las personas a tener iguales oportunidades para acceder a los bienes social y económicamente relevantes. En este nuevo modelo del GCM, la política social adquiere una dimensión pública e institucional, convirtiéndose en un puente entre gobierno y ciudadanía que conduce al establecimiento de un compromiso permanente de ambos actores con el bienestar colectivo.

     

  2. Equidad e Integración Social

    La equidad se entiende como la igualdad en la diversidad, el reconocimiento del otro, la tolerancia y el respeto; la integración social, como la define la Cumbre de Copenhague, es la capacidad de las personas de vivir juntas, de participar en la vida social, cultural, económica y política. Con las políticas orientadas a la equidad y la atención a los grupos sociales con mayor vulnerabilidad, el GCM propone mitigar la pobreza en el marco de una política social dirigida a reducir la desigualdad.

     

  3. Sistema Local de Asistencia Social

    La asistencia social pública y privada es la primera respuesta que el estado y la sociedad civil prestan a los más desvalidos de la sociedad; la asistencia social pública del Gobierno del Distrito Federal, se enmarca en una estrategia de inclusión social que busca prevenir la extensión de los mecanismos y riesgos derivados de la exclusión y la marginación social, a través de la promoción, fomento y desarrollo de las capacidades del individuo, la familia y la comunidad. Ante ello, propone la integración de un sistema local de asistencia social transparente que evite duplicidades, distribuya equitativamente y aproveche mejor los recursos sociales destinados a este propósito, organice las ayudas prestadas, proponga normas consensadas, entre otras actividades.

     

  4. Estrategia de Prevención, Apoyo Familiar y Salud Mental

Uno de los ejes de la política social del Gobierno del Distrito Federal consiste en desarrollar espacios y servicios en materia de salud mental y apoyo psicosocial para atender las necesidades que en la materia tiene la población; para ello requiere enfatizar acciones preventivas más que "curativas" donde los apoyos sean diseñados para lograr la autosuficiencia de los receptores y la eliminación de los precursores de las carencias, con acciones que permitan prevenir o evitar las situaciones de alta vulnerabilidad. (Secretaría de Desarrollo Social, 1998)

  • Estructura, Coordinación y Vinculación de la Política Social

Las políticas y prioridades en materia social utilizarán los instrumentos de política pública disponibles en siete sectores: Salud, Alimentación, Educación, Cultura, Deporte, Recreación, Asistencia Social; privilegiarán la superación de las inequidades que experimentan seis grupos de atención prioritaria: Mujeres, Jóvenes, Niños y Niñas, Pueblos Indígenas, Adultos Mayores, Personas con Discapacidad; y procurarán la atención de seis grupos de alta vulnerabilidad: Niños y Niñas de la Calle, Víctimas de Violencia Familiar, Población con Adicciones, Personas que viven con VIH/SIDA, Trabajadoras (es) Sexuales , Indigentes.

 

  • Propuestas de Política Social para Sectores y Grupos Sociales Específicos.

Las propuestas de política social específicas para cada sector y grupo, han sido agrupadas en cuatro grandes estrategias.

  • Estrategia de cobertura: Determinar con precisión la población objetivo en cada una de las áreas de política social, con objeto de asegurar la cobertura de la población necesitada de atención, así como definir los elementos cualitativos y cuantitativos de la demanda.
  • Estrategia de calidad y pertinencia: Elevar la calidad y productividad de los servicios e incrementar su pertinencia con relación a los objetivos de desarrollo, las características de la zona en que se prestan y las necesidades de los usuarios.
  • Estrategia de equidad: Incorporar la perspectiva de equidad, encaminada a lograr una sociedad más justa con igualdad de oportunidades.
  • Estrategia de participación social: Fomentar la participación social en todos los niveles, abriendo espacios de interlocución y de colaboración con las organizaciones civiles y la sociedad en general, que permitan la integración de esfuerzos. Secretaría de Desarrollo Social, 1998)

 

2.3 Las Políticas Juveniles en la Ciudad de México 1998-2000.

Antes de edificar, siempre es necesario garantizar que existan cimientos sólidos. Esta frase puede

significar mucho al reconocer las intenciones y acciones del Gobierno del Distrito Federal, sobre todo

cuando tiene miras a construir una política juvenil democrática y participativa; cuando enfrenta

lineamientos y acciones diseñadas verticalmente y excesivamente centralizadas que entendían al

joven como un sujeto tutelado o como un sujeto problema. Asimismo, su cobertura y radio de acción excluía a numerosos sectores, grupos e identidades juveniles, por lo que era notoria la inexistencia de una instancia normativa, coordinadora, articuladora y reguladora de las acciones hacia la juventud. Todo esto se traducía en una participación juvenil baja y mediatizada, que fortalecía una intencionalidad paternalista y corporativista.

 

En ese sentido, la política juvenil 1998-2000, actualmente en construcción, entiende al joven (persona entre 15 y 29 años de edad) como un sujeto de derecho y un actor social con facultades, responsabilidades y obligaciones que forma parte de un grupo socio – cultural relevante por su capacidad de cohesión, complejidad, organización, solidaridad, participación y transformación: elementos que lo constituyen en un protagonista fundamental en la toma de decisiones orientadas al cambio y desarrollo de la ciudad. La política juvenil 1998 – 2000, se consolida en una estrategia que se traduce en programas y proyectos destinados al sector joven, y que se fortalecen con acciones afirmativas que buscan aprovechar y potenciar la participación y el compromiso juvenil a través del trabajo conjunto, y bajo principios de corresponsabilidad, inclusión e integración; con el fin de que sean parte activa en la construcción de una ciudadanía social. El objetivo de la política social juvenil es establecer lineamientos y programas gubernamentales que resuelvan los problemas coyunturales de corto y mediano plazo y que sienten las bases para la resolución de problemas de fondo. Las estrategias que le dan vida a esta propuesta son:

 

Cobertura:

  • Abrir canales de participación para la juventud, en las distintas zonas del Distrito Federal, para el diseño, planificación, operación y evaluación de políticas y programas dirigidos a este grupo social.
  • Facilitar el acceso a los servicios públicos para las y los jóvenes; especialmente aquéllos que contribuyan a su desarrollo, sin distinción alguna.
  • Acercar información sobre los servicios que brinda el GCM y otras instancias, a fin de que las y los jóvenes conozcan las diversas opciones donde puedan canalizar sus necesidades, problemas, inquietudes e iniciativas.
  • Promover la coordinación y concertación interinstitucional dentro de los niveles y áreas del GCM, a fin de operar y ejecutar políticas, programas, acciones y modelos de atención dirigidos a la juventud.
  • Coordinar y potenciar acciones de gobierno y de la sociedad que atiendan las condiciones específicas de cada grupo juvenil y que fortalezcan su política social.

 

Calidad:

  • Fortalecer la capacidad de las y los jóvenes para tomar decisiones en el ejercicio de sus derechos, de manera libre, autónoma y responsable, en beneficio de su desarrollo y calidad de vida.
  • Diseñar modelos de promoción y participación juvenil, para abordar aspectos de su realidad que resulten más urgentes y factibles de enfrentar.
  • Promover entre la juventud una reflexión colectiva sobre su situación, para que la identifiquen, analicen y desarrollen propuestas de solución desde la perspectiva de sus prioridades.
  • Impulsar una política integral que tome en cuenta los diversos grupos que integran la población joven, considerando diferencias culturales, étnicas, de género, de escolaridad y sus diversas capacidades y potencialidades.
  • Diseñar y concertar mecanismos de inserción plena y activa de las y los jóvenes en la formulación de políticas para su desarrollo, buscando la permanencia e institucionalidad de la acción pública.
  • Impulsar la investigación y estudios que nutran el ejercicio gubernamental, apoyando el trabajo multi e interdisciplinario de especialistas en diferentes tópicos juveniles.
  • Abordar de manera integral la compleja problemática juvenil, a través de acciones transversales que incluyan diferentes áreas de desarrollo social.

 

Equidad:

  • Desarrollar acciones públicas que permitan la expresión y el respeto de las diferencias hacia y al interior de este grupo, con base en los principios de equidad y justicia social.
  • Desarrollar marcos de acción que permitan la expresión y el respeto de las diferencias hacia este grupo.
  • Atender particularmente al grupo de jóvenes comprendido entre los 15 y 17 años, dada su específica condición legal.
  • Favorecer, a través de todas y cada una de las acciones, la igualdad de derechos y oportunidades entre los géneros.
  • Atender prioritariamente a las y los jóvenes que, por falta de espacios de expresión y participación, son marginados y excluidos social y culturalmente. Sin olvidar otros grupos.
  • Impulsar la creación de redes de apoyo que permitan consolidar las distintas iniciativas de las y los jóvenes, para abrir oportunidades, equilibrar desigualdades y restablecer el tejido social.

 

Participación Social:

  • Canalizar y potenciar las iniciativas juveniles que contribuyan al desarrollo integral de la ciudad y sus habitantes.
  • Promover el protagonismo juvenil a través de mecanismos de participación social, de modo que las y los jóvenes tengan voz en las decisiones que les atañen.
  • Coadyuvar a la organización juvenil, fortalecer la ya existente y vincularla con instancias, instituciones y organizaciones con el fin de activar el tejido social aplicando acciones en favor del desarrollo de la juventud.
  • Promover la organización juvenil en torno a sus intereses, respetando su plena autonomía.

A continuación se presenta un cuadro comparativo sobre las políticas del GCM dirigidas al sector joven, antes de1997 y en el periodo 1997-2000.

Antes de 1997

1997-2000

Forma de entender al joven:

Sujeto tutelado – sujeto problema.

Forma de entender al joven:

sujeto social.

Diseño vertical de programas juveniles: desde arriba y desde afuera. Diseño horizontal de programas juveniles: desde enmedio y desde afuera.
Definición y Desarrollo con actores gubernamentales Definición y Desarrollo con actores gubernamentales, no gubernamentales, civiles y privados.
Operación centralizada de programas juveniles. Operación descentralizada de programas juveniles.
Modalidad de la intervención gubernamental en el ámbito juvenil: excluyente. Modalidad de la intervención gubernamental en el ámbito juvenil:

Incluyente.

Inexistencia de una instancia normativa y reguladora de las acciones hacia la juventud. Creación de una instancia normativa y reguladora de las acciones hacia la juventud.
Acciones públicas hacia la juventud: desarticuladas. Acciones públicas hacia la juventud: coordinadas.
Participación juvenil baja y mediatizada. Participación juvenil media y autónoma.
Organización juvenil instrumental. Organización juvenil solidaria –comprometida.
Intencionalidad paternalista y corporativista. Orientación corresponsable y liberadora.

 

Actualmente, la instancia rectora y normativa para definir políticas y acciones dirigidas a la juventud es la Dirección de Programas para la Juventud (DPJ), dependiente de la Dirección General de Equidad y Desarrollo Social de la Secretaría de Desarrollo Social-GCM, aunque es importante mencionar que también existen otras instancias del gobierno central y de las delagciones que tienen trabajo específico con jóvenes. Es por ello que la labor principal de la Dirección es incidir, normar y direccionar, con responsabilidad, la construcción de la Política Juvenil en un nivel local; así como impulsar un nuevo enfoque, donde estas políticas se expresen en los niveles de participación, organización, movilización y lucha social, específicamente en las y los jóvenes.

  • Ejes Estratégicos y Programas Juveniles desarrollados por la Dirección de Programas para la Juventud (1998-2000)

Esta nueva perspectiva en la construcción Políticas juveniles tomando como base la Participación. Organización, Pluralidad, Autonomía, nos dio como pauta definir cinco ejes estratégicos: Modelos de Atención Juvenil, Investigación y Capacitación, Política Juvenil, Protagonismo Juvenil, Información y Comunicación Juvenil, los cuales se tradujeron en cinco programas marco y en diversos proyectos específicos, que desarrollaron acciones conjuntas, articuladas entre los diferentes niveles y sectores y con las áreas de gobierno y sociedad civil, buscando como finalidad generar procesos de organización y participación juvenil de largo plazo.

 

A) Eje Estratégico: Modelos de Participación y Organización Juvenil. Programa Marco: Jóvenes por la Ciudad 1

Este eje programático surge de la necesidad de contar con lineamientos que incidieran a generar procesos de organización juvenil, a la vez de contar con canales de comunicación entre las realidades juveniles con las propias instancias gubernamentales de atención a la juventud. Su estructura radica en buscar objetivos integrales a partir de tomar en cuenta las Políticas de Cobertura para facilitar el acceso de los jóvenes a los servicios públicos sin distinción alguna; las Políticas de Calidad, en lo referente a diseñar y concertar mecanismos de inserción de los jóvenes en la formulación de políticas y programas juveniles, buscando la institucionalización de esta acción pública, así como para abordar de manera integral la problemática juvenil. Este programa eje toma en cuenta también las Políticas de Equidad para el desarrolló de marcos de acción que permitan la expresión de las diferencias hacia este grupo y el impulsó de redes de apoyo que permitan desarrollar y fortalecer las distintas iniciativas de l@s jóvenes. Asimismo toma en cuenta las Políticas de Participación Social al incidir a la promoción y la organización juvenil en torno a sus intereses, respetando su plena independencia.

Jóvenes por la Ciudad es un programa cuyo objetivo general es que las y los jóvenes de 14 a 20 años que viven en zonas marginadas de la Ciudad cuenten con más y mejores oportunidades para un adecuado desarrollo personal y comunitario. Pretende construir y articular redes sociales con jóvenes promotores que realizan diversas actividades con el propósito de generar espacios de encuentro, diálogo y reflexión entre jóvenes. Los promotores ofrecen información y orientación sobre temas específicos como salud y derechos humanos; cultura y recreación como medios de acercamiento e inserción a los espacios juveniles, así como de los servicios que ofrece el GCM y diversos centros de apoyo de la sociedad civil y de la forma en que se puede acceder a ellos.

Con estas acciones se busca fortalecer la capacidad de las y los jóvenes para tomar decisiones en el ejercicio de sus derechos de manera libre y responsable. Se promueve la organización juvenil y se genera un proceso de construcción colectiva de alternativas a sus iniciativas y necesidades desde sus propias comunidades, barrios y colonias. El programa se desarrolla a través de promotores juveniles entre 21 a 29 años, debidamente seleccionados y capacitados para realizar trabajo en comunidades de mediana y alta marginalidad en el Distrito Federal, considerando las diferencias culturales, étnicas, de genero, de escolaridad y jóvenes con capacidades diferenciadas. Actualmente trabajan 200 promotores jóvenes en 20 zonas. Una modalidad del programa es el trabajo dirigido a jóvenes indígenas migrantes, el cual realiza actividades educativas, culturales y deportivas en tres ejes principales: Orientación, canalización, organización y sensibilización.

  • Jóvenes por la Ciudad busca ante todo el cambio de actitud y del estilo de vida de las y los jóvenes. Pretende elevar el nivel de responsabilidad y conciencia solidaria y desarrollar las capacidades de observación, definición de problemas, integración de equipos, negociación, toma de decisiones y generación de valores culturales y sociales

Este programa busca generar las condiciones para el trabajo comunitario de l@s jóvenes de la Ciudad de México, coadyuvando en la solución de los principales problemas de este sector; compensa los mecanismos sociales del respeto a sus derechos humanos y civiles; e impulsa proyectos de expresión juvenil y de atención a demandas y necesidades.

Las acciones de este programa han sido:

  • Realización de Diagnósticos Sociales en los distintos lugares donde desarrollan actividades los promotores juveniles.
  • Trabajo comunitario en 20 colonias de las distintas Delegaciones Políticas de la Ciudad de México
  • Realización de eventos autogestivos con temas de interés juvenil
  • Apoyo a proyectos de organizaciones juveniles.
  • Incidir y acercar información a los diversos sectores juveniles del la Ciudad de México
  • Fomento a la participación y organización juvenil.
  • Impulso al trabajo artístico y cultural de jóvenes .
  • Profesionalizar a promotores comunitarios juveniles.

 

B) Eje Estratégico: Información y Comunicación Juvenil Programa: Sistema Metropolitano de Información para la Juvenil: Puertos Juveniles

Este lineamiento programático se inscribe en la necesidad de que los sectores juveniles cuenten con un bagaje informativo sobre las temáticas de interés, para actuar en el mundo social de acuerdo a sus intereses y enfoques. Es claro que este eje forma parte de la estrategia general de la política juvenil ya que además de facilitar el acceso de l@s jóvenes a la información actual sobre los entornos sociales y juveniles, tienen la intencionalidad de generar procesos de difusión y divulgación de las realidades juveniles, que sirvan de cimiento a posteriores procesos organizativos y participativos. Dentro de los proyectos innovadores en materia del sistema de información juvenil sobresale la creación de los Puertos Juveniles, espacios integrales de convivencia para permitir el acceso a información actualizada de manera interactiva, utilizando los avances tecnológicos. Existen tres puertos en funcionamiento, uno en la Unidad Habitacional Villa Panamericana, otros en el Parque Ecológico Juana de Absbaje, ambos en la delegación Tlalpan, y el último en la colonia Barranca del Tecolote en Alvaro Obregón. Se tiene contemplado inaugurar dieciséis puertos más este año 2000.

Este programa eje se enfoca a crear espacios integrales de convivencia juvenil que permiten el acceso a la información de manera interactiva, con catálogos sobre: servicios y oportunidades, salud, sexualidad, educación y capacitación, empleo, participación y organización juvenil, medio ambiente, entre otros, con el fin de fortalecer la toma de decisiones y consolidar una nueva cultura de información entre los jóvenes de la Ciudad de México. El programa prioriza la Concertación con las autoridades delegacionales para la obtención y acondicionamiento de los módulos donde se establecerán los Centros Juveniles de Atención e Información.

  • Elaboración de un sistema computarizado de Catálogos de Información accesible, interesante y útil para los jóvenes de la ciudad.
  • Conformación de una red interinstitucional que genere y articule información actualizada y oportuna que nutra los catálogos de información.
  • Creación de una red de organizaciones para la canalización de casos que precisen atención especializada.
  • Creación de la Iniciativas de Comunicación Juvenil : Revista y Periódico Juvenil.

 

C) Eje Estratégico: Investigación y Capacitación. Programa: Investigación y Capacitación.

La investigación sobre las realidades juveniles es un eje fundamental en la construcción de políticas juveniles. Por eso, es importante el desarrollo de iniciativas conjuntas para aproximarse al conocimiento de las y los jóvenes de la ciudad de México. Es este sentido, es importante destacar la importancia que tienen la investigación en sus diferentes modalidades, para fundamentar cualquier política, programa o acción gubernamental . Por eso, este lineamiento programático se propone generar y articular las investigaciones y conocimientos, así como impulsar la discusión en torno a los principales problemas e intereses de los jóvenes, con el fin de diseñar las políticas que permitan la inclusión de este sector en un proceso de desarrollo pleno.

Este lineamiento está integrado por los siguientes proyectos y acciones:

  • Impulso de la investigación social, de la recopilación y rescate de estudios que nutran el ejercicio gubernamental,
  • Crear redes institucionales, así como impulsar el trabajo multi e interdisciplinario de especialistas en diferentes tópicos juveniles.
  • Promoción de espacios de discusión sobre la agenda de los jóvenes, incorporando a los propios actores, especialistas y autoridades involucradas.
  • Evaluación permanente sobre la situación de l@s jóvenes en la ciudad y sus alternativas para la implementación de políticas y campañas.
  • Colaboración en la elaboración de un Directorio Nacional sobre la Juventud.
  • Desarrollo del seminario "La Juventud en la Ciudad de México"
  • Realización de materiales documentales sobre aspectos metodológicos para el trabajo juvenil y materiales educativos sobre las realidades juveniles.
  • Cursos Talleres de Capacitación en trabajo juvenil para personal de los programas de Juventud del GCM y de las delegaciones políticas.
  • Diseño de la propuesta educativa para la profesionalización de Promotores "Jóvenes por la Ciudad".
  • Detección de necesidades metodológicas y diseño de materiales de apoyo para el programa Jóvenes por la Ciudad.

 

D) Eje estratégico: Protagonismo Juvenil. Programa Marco: Itinerarte Joven

Itiner-Arte Joven que busca promover el protagonismo desde una óptica lúdica y artística, fortaleciendo la capacidad de las y los jóvenes para tomar decisiones en el ejercicio de sus derechos de manera libre, autónoma y responsable, en beneficio de su desarrollo y calidad de vida. Se da información sobre servicios, apoyos y beneficios que el gobierno del D.F. dirige a la juventud; y acerca materiales y elementos educativos sobre temas básicos como adicciones, derechos juveniles y salud sexual y reproductiva, todo ello por medio de presentaciones artísticas multidisciplinarias presentadas en plazas públicas y centros de reunión recuperando las tradiciones de los pregoneros o juglares urbanos, el carnaval y la feria.

Con la finalidad de acercar a la juventud de la Ciudad de México información básica de manera directa, interactiva y lúdica, se desarrolla un proceso de capacitación a 240 jóvenes que intervienen en el programa, en promoción a la cultura, inserción comunitaria y autogestión de proyectos culturales que, simultáneamente su acción artística comunitaria y comprometida socialmente, les permita ofertar su labor artística en diversas instancias y así puedan adquirir insumos y satisfactores económicos.

Para cumplir con los objetivos planteados, la dinámica de las presentaciones se lleva a cabo con tres actividades básicas, que son:

  1. Espectáculo artístico multidisciplinario, es decir, con la participación de música, teatro, danza, artes plásticas y alternativas.
  2. Talleres culturales donde la gente de las comunidades visitadas participe interactivamente con los jóvenes artistas.
  3. Establecimiento de módulos que informen sobre los servicios que otorga el GCM en cuanto a sexualidad, adicciones y derechos humanos (delegacionales y centrales), así como stands de organizaciones no gubernamentales que también den atención a dichas temáticas.

 

E) Eje Estratégico: Políticas Juveniles. Programa: Jóvenes en Red.

Este programa busca incidir a la construcción de las bases estratégicas para la construcción de una politica juvenil en la Ciudad de México, participativa, transversal, incluyente, democrática. Tomando como base el documento Marco sobre la política Social en el D.F., se procedió a sistematizar aspectos teóricos-metodológicos y operativos para elaborar un documento Marco sobre la Política Juvenil en el Distrito Federal que sirva de base para delinear y orientar las acciones sociales dirigidas la juventud de esta ciudad.

Este programa busca definir ejes estratégicos, programas y acciones afirmativas, para aprovechar y potenciar, por una parte la participación y compromiso juvenil, y por otra, la experiencia y la misma labor que desarrollan los diversos agentes institucionales relacionados con las temáticas o que trabajan para y con jóvenes. Se buscan crear redes de organizaciones juveniles y redes institucionales, tanto a nivel de la ciudad de México, como a nivel de las Delegaciones (Municipalidades), que permitan un trabajo conjunto y bajo principios de participación, corresponsabilidad, transversalidad, inclusión e integración, a fin de que sean parte activa en la construcción de ciudadanía social.

  • Coordinar la elaboración incluyente de Programas Integrales de juventud a nivel delegacional, que en la medida de las posibilidades gubernamentales, resuelvan los problemas coyunturales, de corto y mediano plazos, que enfrenta la juventud en la Ciudad de México, y sienten las bases para la resolución de los problemas de fondo.
  • Abrir canales de participación de la juventud en las distintas zonas de la Ciudad de México para el diseño, planificación, operación y evaluación de políticas y programas dirigidos a este grupo social.
  • Promover la coordinación y concertación interinstitucional dentro de los niveles y áreas del GCM, a fin de operar y ejecutar políticas, programas, acciones y modelos de atención dirigidos a la juventud.
  • Coordinar y potenciar acciones de gobierno y de la sociedad a favor de las y los jóvenes, que atiendan las condiciones específicas de cada grupo juvenil y que fortalezcan la política social de juventud.
  • Impulsar la construcción de una política integral que tome en cuenta a los diversos grupos que integran la población joven, considerando las diferencias culturales, étnicas, de género, de escolaridad y sus diversas capacidades y potencialidades.
  • Diseñar y concertar mecanismos de inserción plena y activa de los jóvenes en la formulación de políticas para su desarrollo, buscando la permanencia e institucionalidad de esta acción pública.
  • Abordar de manera integral la compleja problemática juvenil, a través de acciones transversales que incluyan diferentes áreas de desarrollo social.
  • Desarrollar acciones públicas que permitan la expresión y el respeto de las diferencias hacia y al interior de este grupo, con base en los principios de equidad y justicia social.
  • Impulsar modelos que atiendan las diferentes esferas de la problemática de la juventud y tomen en cuenta las particularidades del quehacer con sujetos juveniles.
  • Desarrollar marcos de acción que permitan la expresión y el respeto de las diferencias hacia este grupo.
  • Canalizar y potenciar las iniciativas juveniles que contribuyan al desarrollo integral de la ciudad y sus habitantes.
  • Promover el protagonismo juvenil a través de mecanismos de participación social., de modo que las y los jóvenes tengan voz en las decisiones que les atañen.
  • Coadyuvar a la organización juvenil, fortalecer la ya existente y vincularla con instancias, instituciones y organizaciones a fin de activar el tejido social para la aplicación de acciones a favor del desarrollo de la juventud.
  • Promover la organización juvenil en torno a sus intereses, respetando su plena autonomía.
  • Coordinar acciones de gobierno y de la sociedad en favor de las y los jóvenes, atendiendo las condiciones específicas de cada grupo juvenil.
  • Formación de redes de apoyo con instancias gubernamentales, iniciativa privada, ONG’s, e instituciones educativas, interesadas en brindar apoyo financiero, profesional o técnico al empleo, capacitación y empresas juveniles.

Es importante mencionar que la integralidad y transversalidad de los ejes estratégicos, la articulación y vinculación de los programas y proyectos con diferentes niveles y sectores, así como con áreas de gobierno, organizaciones civiles y la ciudadanía en general y la participación juvenil en ellos, garantizan el desarrollo juvenil en un marco de autonomía política, social y cultural. Sin embargo, cabe reconocer que la construcción de las políticas juveniles, no ha sido una tarea fácil, que hay algunos obstáculos y resistencias políticas, administrativas, presupuestales, sociales y culturales. Sin embargo, confrontar estas circunstancias nos ha permitido construir acciones e iniciativas con y para la juventud. En ese sentido, creemos necesario advertir que el proceso de construcción de la Política Social, y específicamente de la política juvenil, inicia, avanza y se consolida venciendo resistencias, soportando inercias, experimentando con responsabilidad y realizando aproximaciones sucesivas.

A manera de síntesis, podemos afirmar que las políticas, programas y las acciones desarrolladas en el ámbito de lo juvenil desarrollados entre 1998-2000, han sido desarrollados con una coherencia política y técnica en concordancia con el proyecto de Política Social del GCM. Asimismo, se puede afirmar que estos mismos lineamientos, han sentado las bases para lograr un mayor impacto social en los ámbitos juveniles, tomando en cuenta que existen todavía enormes vacíos programáticos, presupuestales y legislativos con respecto a la población juvenil. Por eso es necesario definir retos y desafíos que deben de lograrse en el corto y mediano plazo, con vistas a construir una ciudad de jóvenes plenos que se encarguen de vivir plenamente el presente, y no quedar como simples espectadores de un futuro mejor.

 

3.- Aprendizajes en el desarrollo de las Políticas Juveniles en la Ciudad de México.


 

El trabajo realizado en el periodo 1998-2000, si bien nos ha permitido construir las bases estratégicas para desarrollar una política juvenil integral, considerando nuestro ámbito territorial, creemos necesario tomar en cuenta los siguientes aprendizajes:

  • La participación juvenil como punto central en la construcción de políticas Juveniles. Toda Política Juvenil alternativa debe construirse a partir de procesos horizontales de intercambio y construcción de conocimientos, ideas y proyecciones sobre lo que es ser joven. Todo lo anterior con el fin de promover la participación activa, consciente, libre y reflexiva de los sujetos juveniles vinculados con la realidad local.
  • La heterogeneidad de lo juvenil en la ciudad de México. Desde el punto de vista cualitativo, el mapa social de la Ciudad de México se compone de una extensiva e intensiva heterogeneidad de lo juvenil; es decir, las y los jóvenes como grupo social, además de que demográficamente se caracterizan de diversas maneras, también proponen diferentes temáticas, objetivos, inquietudes, intereses, expresiones, reivindicaciones, identidades, códigos de comunicación, normas, problemáticas, modos y formas de vida.
  • La resistencia de las y los jóvenes a cooperar con las instancias públicas de juventud. Una parte significativa de los grupos juveniles muestran una seria resistencia a trabajar coordinadamente con las instancias públicas, principalmente con las delegaciones. La misma tradición corporativista, de dependencia, paternalista y utilitarista, la relación vertical y autoritaria en la que los distintos gobiernos han cimentado sus actividades, han dejado experiencias negativas en los grupos juveniles; por lo que es entendible la oposición a participar en iniciativas gubernamentales para la juventud.
  • Los estereotipos sobre las y los Jóvenes arraigados socialmente. Las posturas tradicionales y dominantes en nuestra realidad caracterizan a los sujetos juveniles como problema, o más aún, como seres en estado de indefensión, lo que aporta estereotipos e imágenes relacionadas con sujetos inertes, peligrosos, abandonados, callados, rebeldes ante el poder, sin autovaloración, aislados, desorganizados y desinformados. Sin embargo, el sujeto juvenil se sabe, frente a parámetros tradicionales sobre lo que significa ser joven, como un sujeto discrepante, contrariado, contendiente, insistente, con propuesta y proyecto, en movimiento, en lucha y con una postura de cambio; en donde asume que el destino se construye y se transforma cotidianamente; siempre tomando en cuenta los límites y obstáculos propios del sistema. Al trabajar con ellos y ellas, debemos entender y captar sus códigos de comunicación, conocer sus realidades juveniles y reconceptualizarlos como actores de la transformación social. Esto nos da la posibilidad de vislumbrar cómo los sujetos juveniles se identifican como una construcción histórica y socialmente determinada, y nos permite, asimismo, ver como la mayoría de las y los jóvenes a partir de su lenguaje, se autodefinen como sujetos históricos inmersos en un sistema dicotómico y contradictorio, es decir, que se consideran víctimas de un sistema, pero también se saben actores sociales e históricos con posibilidades de transformar su situación.
  • Establecer acciones que desencadenen procesos y relaciones Intergeneracionales. Es necesario construir, promover y fortalecer espacios de encuentro y comunicación horizontal entre la juventud y otros sectores: niños y niñas, adultos y adultos mayores, así como entre los distintos grupos de edad de la misma juventud y entre las identidades tan diversas de las y los jóvenes.
  • La coordinación intra e interinstitucional como elemento optimizador del impacto de las políticas Juveniles. En este caso la coordinación interinstitucional ha permitido dar mayor cobertura, impacto y proyección a los programas e iniciativas encaminadas al desarrollo integral de la juventud. Es preciso que los actores e instancias gubernamentales, no gubernamentales, privadas, religiosas, civiles y desde un ámbito delegacional, creen redes de promoción a la juventud y generen procesos de planificación participativa, coordinados, viables, sustantivos y con un significativo impacto social.. En este rubro sobresale la necesaria participación de actores no gubernamentales, privados y civiles en la construcción y desarrollo de la política Juvenil.

 

4.- Retos y Desafíos en los ámbitos de las Políticas Juveniles a nivel local.


 

  1. Integralidad de las acciones públicas hacia la Juventud de la Ciudad de México. A partir de los cinco ejes estratégicos planteados por este gobierno, consideramos necesario incluir otros que den una visión integral a los lineamientos programáticos dirigidos a la juventud. Entre ellos se cuentan los siguientes:
  • Acceso juvenil a servicios y beneficios sociales. Ante las condiciones y situaciones de marginalidad y exclusión del sujeto juvenil, consideramos que es necesaria la ampliación de cobertura y acceso a educación, empleo, salud, vivienda, alimentación, cultura, deporte, recreación, etc. y también es indispensable que existan mecanismos de atención y canalización institucional tanto inmediatos, como a corto, mediano y largo plazo.
  • Instituir apoyos para el desarrollo de proyectos e iniciativas juveniles. De acuerdo con la orientación de los grupos y sectores juveniles para trabajar proyectos e iniciativas autónomas, o independientes de las instancias oficiales, consideramos que el instituir un Fondo de Inversión Social, permitirá la canalización y el patrocinio directo de recursos para el desarrollo de proyectos juveniles en un nivel local, municipal, estatal, regional, nacional e internacional.
  • Coordinación Interinstitucional. Para dar mayor cobertura, impacto y proyección a los programas e iniciativas encaminadas al desarrollo integral de la juventud, los actores e instancias gubernamentales, no gubernamentales, privadas, religiosas, civiles y desde un ámbito delegacional, deberán crear redes de promoción a la juventud y generar procesos de planificación participativa, coordinados, viables, sustantivos y con un significativo impacto social.
  • Reconocimiento, ejercicio y respeto irrestricto de los Derechos Juveniles. Al existir ya una legislación sobre derechos juveniles y responsabilidades institucionales y civiles para ejercerlos, es necesario incidir en la constitución de un organismo de la sociedad civil que supervise, regule y vigile el cabal cumplimiento y ejercicio de ellos.

 

  1. Visión metodológica y estratégica. Es necesario destacar que existen criterios indispensables para la formulación, desarrollo y evaluación de las políticas juveniles, y entre estos se pueden mencionar los siguientes:
  • Enfoque Educativo, que genere procesos horizontales de intercambio y construcción de conocimientos e ideas entre los sujetos, sectores e identidades juveniles.
  • Postura Participativa, que promueva la participación solidaria, voluntaria, activa, consciente, libre y reflexiva de los sujetos vinculados con las realidades juveniles, y con los actores institucionales correspondientes.
  • Visión Integral, que considere las áreas, aspectos, necesidades, problemas, potencialidades del los sectores e identidades juveniles y que, además, imprima importancia a todas las miradas y opiniones de los actores sociales e institucionales participantes.
  • Postura Democrática, que busque establecer relaciones dialógicas, abiertas, plurales y tolerantes entre los sujetos juveniles y las instituciones participantes.
  • Intencionalidad Transformadora, que busque el cambio positivo y progresivo, desde dentro y debajo de las realidades juveniles
  • Un reto importante recae en entender todo proceso de transformación, en los ámbitos juveniles, como una construcción a partir de aproximaciones sucesivas: transformación de circunstancias – instante inmediato; transformación de acciones - corta duración; transformación de coyunturas – mediana duración y transformación de estructuras – larga duración.
  1. Investigación social juvenil. Es indispensable actualizar permanentemente diagnósticos sociales de las y los Jóvenes de la Ciudad de México, por delegación política, así como promover la realización de estudios que se aproximen a perfiles y tipologías de las y los jóvenes.
  • Coordinar acciones de investigación social juvenil en las que instituciones académicas, expertos y actores de la administración pública generen saberes, intercambien información, acumulen conocimientos, proyecten acciones y fijen prioridades.
  • Crear y/o fortalecer sistemas de información y documentación respecto a la juventud y a las políticas de juventud, así como promover su difusión y uso.
  • Impulsar el desarrollo de redes de investigadores y expertos en materias de juventud, incentivando su conocimiento y diálogo, así como la generar acciones en común.

 

  1. Construcción de políticas juveniles. Consolidar un modelo integral, flexible y democrático de promoción juvenil, que coadyuve a la formulación de políticas y programas sociales, orientados a mejorar integralmente las condiciones de vida de la población joven de la Ciudad de México, promoviendo y fortaleciendo la participación y organización juvenil en un marco de autonomía y democracia. Con la colaboración de la ciudadanía en su conjunto. A nivel técnico es preciso tomar en cuenta las siguientes consideraciones:
  • Determinar precisamente etapas de la ejecución: acciones, espacios y tiempos
  • Definir estrategias de control programático
  • Definir estrategias de coordinación intra e interinstitucional
  • Definir estrategias de supervisión intra e interinstitucional
  • Definir mecanismos de monitoreo
  • Identificación de debilidades intra e interinstitucionales
  • Definir plan de contingencias: técnicas, económicas, de capacitación, de infraestructura, y materiales.Crear mecanismos para que las y los jóvenes fijen colectivamente sus objetivos, a partir de identificar sus problemas y necesidades, sentidas y estratégicas.
  • Establecer líneas programáticas de corto, mediano y largo plazo orientadas a generar procesos entre la población juvenil y, simultáneamente, para brindarle servicios o beneficios sociales concretos.
  • Instituir estrategias de sensibilización sobre las distintas realidades juveniles en el Distrito Federal, destinadas a funcionarios y operadores de la administración pública y a la ciudadanía en general.

 

  1. Coordinación Metropolitana. Es indispensable avanzar en la formación de un sistema interconectado de cooperación técnica en políticas, programas y modelos de promoción para la juventud, en el que instituciones públicas, expertos e instituciones académicas intercambien información, acumulen conocimientos, coordinen acciones, fijen prioridades, promueva foros amplios de discusión a nivel legislativo, académico y comunitario para discutir el marco jurídico de protección a la juventud.
  • Se deben desarrollar eventos de discusión donde los actores juveniles e institucionales (en un nivel vecinal, local, delegacional, central y federal) relacionados con las realidades juveniles, diseñen estrategias que permitan vencer la resistencia de las y los jóvenes a participar en las acciones gubernamentales.
  1. Información y comunicación juvenil. Contar con un sistema sólido, permanente y con respaldo de organizaciones e instituciones, que acerque información relevante para las y los jóvenes, y que sea generado desde las bases de la misma sociedad.
  2. Promoción, organización y participación juvenil. Se deben desarrollar una serie de acciones urgentes para reposicionar las temáticas juveniles en la agenda pública. Asimismo, generar condiciones para promover la creación de grupos juveniles autónomos y democráticos.
  • Impulsar la creación de redes institucionales de soporte a las y los jóvenes y de redes juveniles vecinales, locales, delegaciones, nacionales e internacionales, además de buscar los medios para la capacitación de grupos y organizaciones juveniles del Distrito Federal, según su área de trabajo.
  1. Gestión, coordinación institucional y sectorial. Establecer mecanismos de coordinación interinstitucional y metropolitana, diseñar y desarrollar planes, programas y proyectos con un enfoque de transversalidad.
  • Uno de los grandes desafíos es lograr la integralidad en las acciones y proyectos que fortalecen a la juventud. Por eso es necesario construir y consolidar mecanismos de coordinación interinstitucional. Es decir, establecer relaciones de reciprocidad, de intercambio, de asociación y alianzas entre las diferentes instancias tanto a su interior, como en la relación con otras. Es urgente definir, establecer y fortalecer los mecanismos de coordinación, tanto Interinstitucional como metropolitano, de una forma clara, avalados jurídicamente, consensados y conocidos por todos los sectores involucrados. Es necesario que la DPJ, como instancia del gobierno central, tenga atribuciones normativas especificadas en el marco jurídico mencionado, para que las acciones conjuntas no dependen solo de la voluntad o sensibilidad de la autoridad delegacional, sino principalmente del consenso institucional, de una legalidad validada y legitima. En ese sentido, indispensable la existencia de un marco jurídico que obligue a la autoridad delegacional a presentar, desarrollar y evaluar un Programa Integral de Promoción a la Juventud; lo que implica que la delegación tenga la obligación de canalizar o gestionar recursos, apoyos, espacios y personal para realizar dicho Plan.
  • Desarrollar y firmar convenios – marco entre los actores institucionales; poniendo énfasis en la relación entre las delegaciones y la DPJ, por una parte, y entre la DPJ y los municipios conurbados del Estado de México, por otra. Esto permitirá desarrollar acciones de gran impacto y servirán para que cada parte asuma y cumpla sus compromisos.
  • Instituir estrategias de sensibilización destinadas a funcionarios y operadores de la administración pública del D.F, sobre las distintas realidades juveniles. Es importante mencionar que, a nivel de construcción de Políticas Juveniles, lo anterior permitirá construir, validar y consolidar modelos integrales, flexibles y democráticos de atención a la juventud, en el nivel delegacional, que coadyuven a la formulación de políticas y programas sociales orientados a mejorar integralmente las condiciones de vida de la población joven del Distrito Federal.

 

 

Epílogo. Hacia la construcción de las Política Social desde los espacios locales


 

Es claro que la construcción de políticas sociales alternativas se encuentra estrechamente vinculada a la posibilidad de que desde los espacios locales se generen proyectos que garantice un verdadero bienestar social para las mayorías. Es importante la generación de propuestas sociales locales formando redes sociales y de servicios, articulando iniciativas ciudadanas e integrando grupos de poder alternativos que puedan rescatar, adecuar o crear formas organizativas, autómomas pero no aisladas, horizontales pero no caóticas, constituidas desde abajo en el seno de los espacios locales pero siempre con posibilidad de vincularse y acceder a los espacios globales, aún cuando se tengan que enfrentar a ellos y resistir los embates de los proyectos sociales nacionales o globales. Para ello, es preciso promover al formación de sujetos sociales en los espacios locales, grupos de ciudadanos informados, educados y dispuestos a incidir en su entorno para transformarlo positivamente, siempre interconectados mundialmente a través de los medios electrónicos y de formas comunicativas diversas, pero fundamentalmente conectados e informasdos de los procesos de su entono local. Creemos que es posible tener un escenario social donde las organizaciones populares, grupos subalternos y sectores medios se comuniquen entre si apoyándose mutuamente desde cualquier lugar del planeta ya que así, el conocimiento de cierta problemática social o evento ciudadano local , puede ser difundido en corto tiempo y de esa forma se pueden accionar mecanismos de presión sociopolítica y económica a nivel nacional y global. En ese sentido, la política social local tendría que considerar elementos esenciales como son:

A) Trabajo, naturaleza, género e identidad cultural.

B) Consenso global e instituciones globales.

C) La diversidad cultural y las respeto a diferentes raíces históricas.

D) La armonía entre seres humanos y naturaleza.

E) El equilibrio y tensión de poderes globales-locales tanto desde arriba como desde abajo.

F) La conformación y fortalecimiento de redes sociales locales y globales de participación ciudadana.

Asimismo, los desafíos Los desafíos a superar en las actividades de desarrollo local serían los siguientes:

  • Desafío de la satisfacción de las necesidades esenciales a los sectores mayoritarios de la población en los espacios locales (solución estratégica a los problemas de pobreza, de agua potable, de vivienda, salud, educación, empleo etc. )
  • Desafío económico, de creación de empleo y salario digno. (Para permitir el acceso a un empleo digno y bien remunerado a todas las personas que lo desean, para repartir equitativamente y regular la producción y la distribución de las riquezas sobre el territorio, para desarrollar alternativas en el plano económico, para combinar equilibradamente los objetivos económicos con los objetivos sociales).
  • Desafío de revitalización de los vinculos sociales (recomposición del tejido social, lucha contra la exclusión, por la participación a la vida económica, por la creación de una identidad propia, por crear una mejor voluntad de vida colectiva más allá de las diferencias, modificaciones de las condiciones de vida, buena relación entre las diferentes generaciones, relación hombre-mujer, etc)
  • Desafío de la participación, de la democracia y del reconocimiento social (las relaciones con los representantes elegidos por votación y con los funcionarios de la administración publica, reconocimiento de los proyectos de desarrollo local, financiamiento de las actividades y de las organizaciones, relaciones con la población local, rol de las mujeres en el desarrollo, control sobre el desarrollo local y participación en las estructures de poder y de gobierno, etc.)
  • Desafío de la relación entre lo local y lo mundial (relaciones entre la acción local y otras acciones parecidas en el resto del mundo, solidaridad con los otros pueblos, relaciones Norte-Sur, estrategia global y visión planetaria del desarrollo, immigración, racismo, etc) (Doucet; 1996)

La orientación y los marcos de la política social impuesta desde los espacios globales de la neoliberalidad, dan elementos de análisis para afirmar que dichas orientaciones deben modificarse y, ante esas circunstancias y tomando en consideración todas las variables que inciden en su diseño e implementación, la alternativa viable para reformularla y reorientarla necesariamente tiene que ver con el desarrollo local, es decir, con la participación, el fortalecimiento, el protagonismo y la comunicación de la sociedad civil desde abajo, desde lo micro o lo local, para dirigirse a los niveles públicos de cada Estado Nacional así como del ámbito internacional.

Es importante destacar que con la capacidad y con la acción social comprometida, innovadora, creadora y articulada de la sociedad civil a nivel local, se podrá dar respuesta no sólo a las agudas situaciones sociales que cotidianamente vislumbramos en nuestro país, abordando prioritariamente todo el cúmulo de problemáticas locales que envuelven al complejo y contradictorio mapa social en que vivimos.

 

 

 

Bibliografía


 

 

Arteaga Basurto, Carlos. "Estado, Población y Política Social" en, Revista Mexicana de Trabajo Social, Volumen 1, número 2, junio 1989.

Arteaga Basurto, Carlos. "La Política Social en México" en, Trabajo Social, Revista de la ENTS-UNAM, Número 21 Desarrollo Social, septiembre diciembre 1998.

Boltvinik, Julio. Pobreza y Necesidades Básicas.

Ed. PNUD-Proyecto Regional para la Superación de la Pobreza, Caracas, 1990.

Boltvinik, Julio; Gurza, Adrián y Garabito, Rosalbina, Et.Al. "Debate sobre Política Social. Hacia un Programa Alternativo" en Coyuntura. Revista de Análisis y Debate de la Revolución Democrática, núm. 65-66, Tercera Epoca, México, Nov-Dic 1995.

Carey Belanger, Elaine. "Esquemas de Análisis de Políticas Sociales"

Documentos de Trabajo, Magister en Trabajo Social y Políticas Sociales, Universidad de Concepción, 1996.

Castro Sánchez, Ana Elisa. y Evangelista Martínez, Elí. "Gerencia Social. Alternativa metodológica para la planeación de la Política Social en México" en Memoria de la IV Convención Internacional de Trabajo Social, Ed. ENTS-UNAM, México 1997.

Castro Sánchez, Ana Elisa. Estado y Política Social en México, 1988-1994. Tesis Profesional Licenciatura en Trabajo Social, Escuela Nacional de Trabajo Social-UNAM, México, 1997.

Castro Sánchez, Ana Elisa y Evangelista Martínez, Elí. "Investigación en Políticas Sociales" en, Revista Trabajo Social, , Revista de la ENTS-UNAM, Número 21 Desarrollo Social, septiembre diciembre 1998.

Castro, Sánchez, Ana Elisa .Políticas Sociales hacia las Mujeres en México. Análisis del Programa Nacional de la Mujer 1994-2000. Tesis para obtener el grado de Maestría en Trabajo Social y Política Social, Universidad de Concepción, Chile, 1999A.

Castro, Sánchez, Ana Elisa y Evangelista Martínez, Elí Desarrollo Local y Trabajo Social

Mimeo, ENTS-UNAM, México, 1999b.

Crossman, R.H.S. Biografía del Estado Moderno. Ed. Fondo de Cultura Económica, México, 1992. (Colección Popular No. 63.)

Doucet, Laval. Desarrollo Local y Participación Comunitaria.

Materiales de Trabajo, Maestría en Trabajo Social y Políticas Sociales, Universidad de Concepción, Chile, 1996.

Evangelista Martínez, Elí. "Requerimientos del Trabajo Social para la implementación de las Políticas Sociales" Conferencia dictada en Universidad Católica del Maule, Curicó, Chile, 15 de Noviembre, 1996.

Evangelista Martínez, Elí y Salinas Maldonado, Isabel Planificación Participativa y Desarrollo Local Juvenil. Ed. Depto. de Jóvenes-I. Municipalidad de Concepción, Chile 1997.

Evangelista Martínez, Elí y Salinas Maldonado, Isabel Gestión de Proyectos e Iniciativas Juveniles. Ed. Depto. de Jóvenes-I. Municipalidad de Concepción, Chile 1997.

Evangelista Martínez, Elí Política Social y Pueblos Indígenas en México 1988-1994. Un Análisis Multidimensional. Tesis para obtener el grado de Maestría en Trabajo Social y Política Social, Universidad de Concepción, Chile, 1998.

Franco, Rolando. "Significado y Contenidos del Desarrollo Social y las Políticas Sociales" en, Documentos de Trabajo. Magister en Trabajo Social y Políticas Sociales, Universidad de Concepción, 1996.

Franco, Rolando. "Paradigmas de la Política Social en América Latina" en, Documentos de Trabajo. Magister en Trabajo Social, Universidad de Concepción, 1996.

Franco, Rolando. (Editor). Planificación Social en America Latina y el Caribe.

Ed. Calderon y Cia. Santiago, 1981.

Gonzalez Casanova, Pablo. Globalidad, Neoliberalismo y Democracia.

Ed. CIICH-UNAM,México, 1997 (Colección El Mundo Actual)

González Galván, Jorge Alberto. El Estado y las Etnias Nacionales en México. La relación entre el Derecho Estatal y el Derecho Consuetudinario Ed. UNAM, México, 1995

Gorostiaga, Xavier SJ. El Sistema Mundial: Situación y Alternativas. La Experiencia, la Visión y las Propuestas desde las Víctimas.

Ed. CIICH-UNAM, México, 1996 (Colección el Mundo Actual)

Graczynski, Dagmar. "La Estrategia para Combatir la Pobreza en Chile. Programas, Instituciones y Recursos" en, Documentos de Trabajo, Magister en trabajo Social y Políticas Sociales, Universidad de concepción, Chile, 1998.

Greffe, Xavier. La Politique Sociale.

Presses Universataires, París, 1980.

Heller, Hermen. Teoría del Estado. Ed. Fondo de Cultura Económica, México, 1990.

Jiménez Cabezas, Roberto y Aranguiz Dinamarca, Eugenia. "Equidad, Focalización y Política Social" en, Revista de Trabajo Social, Escuela de Trabajo Social, Pontificia Universidad Católica de Chile, No. 68, Santiago, 1996.

Laurell, Asa Cristina (Coord). Hacia una Política Social Alternativa. Coed. Instituto de Estudios de la Revolución Democrática-Fundación Ebert Stiftung, México, 1996.

Lerner, Bertha. América Latina: Los Debates en Política Social, Desigualdad y Pobreza. Ed. Miguel Angel Porrúa, México, 1996. (Colección Las Ciencias Sociales)

Luna Aguilar, José Luis (Coord). Reidentificación de las Políticas Sociales.

Ed. ENTS-UNAM, México, 1997. (Taller del III Encuentro Nacional de Trabajo Social en el Area de la Salud)

Max-Neff, Manfred, Desarrollo a Escala Humana. Conceptos, Aplicaciones y Algunas Reflexiones. Coed. Nordan Comunidad-Icaria, Barcelona, 1993.

Offe, Claus, Contradicciones del Estado de Bienestar,

Ed. Secretaría de Educación Pública-Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, México, 1992. (Colección "Los Noventa" No. 66).

Oszlak, Oscar y O´donell, Guillermo. "Estado y Políticas Estatales en América Latina. Hacia una Estrategia de Investigación" en Redes, Revista de Estudios Sociales de la Ciencia, S/N, Universidad Nacional de Quilmes, Buenos Aires, 1995.

Pipitone, Ugo, La Salida del Atraso: Un Estudio Histórico-Comparativo , Coed. Fondo de Cultura Económica-Centro de Investigación y Docencia Económica, México, 1994.

Rothman, Jack. Modelos de Intervención Comunitaria. (Mimeo) Documentos de Trabajo. Maestría en Trabajo Social y Políticas Sociales, Universidad de Concepción, Chile, 1996.

Tenti Fanfani, Emilio; Isuani, Aldo Ernesto; Et. Al. Problemas Estructurales, Gasto Público y Gestión de Políticas Sociales. Ed. Lumen, Buenos Aires, 1996. (Colección Política, Servicios y Trabajo Social)

Vilas, Carlos M. Estado y Políticas Sociales después del Ajuste. Debates y Alternativas. Coed. UNAM-Nueva Sociedad, México, 1996.

Villanueva, Ernesto F. "¿El Estado Postkeynesiano permite Políticas Sociales?" en, Revista de Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Quilmes, S/N, Buenos Aires, 1995.

Villanueva, Ernesto F. Hacia una Política Postkeynesiana

Ponencia presentada en el Primer Seminario del Partido Justicialista. Buenos Aires, Septiembre, 1994. (Serie Documentos de Trabajo No 1)

Vuskovic, Pedro, Pobreza y Desigualdad en América Latina, Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades-UNAM, México, 1993.

Ward, Peter, Políticas de Bienestar Social en México. 1970-1989, Ed. Nueva Imagen, México, 1989.

logito.GIF (9326 bytes)

Autor:

Mtro. Elí Evangelista Martínez
Dirección de Programas para la Juventud del Gobierno de la Ciudad de México.
Académico de la Escuela Nacional de Trabajo Social.
Universidad Nacional Autónoma de México.

 


Datos sobre el Autor

Licenciado en Trabajo Social por la Escuela Nacional de Trabajo Social de la Universidad Nacional Autónoma de México. Realizó estudios de la licenciatura en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Obtuvo el grado de Maestría en Trabajo Social y Políticas Sociales por la Universidad de Concepción, Chile. Es académico de la ENTS-UNAM y profesor del Diplomado en Estudios de la Ciudad de la UNAM. Actualmente es Subdirector de Investigación y Políticas Juveniles, adscrito a la Dirección de Programas para la Juventud del Gobierno de la Ciudad de México. (eevange@mexicomix.com)

Mención Especial

 El análisis sobre la política Juvenil en el Distrito Federal se realizó con el apoyo de la Directora de Programas para la Juventud del Gobierno de la Ciudad de México, Mónica Hernández Riquelme y con la participación del equipo de Investigación y Políticas Juveniles: Sagrario Hernández Verástica, Isabel Salinas Maldonado, Simao Hernández Carrillo, Carlos Frausto Martínez, Alejandra León Ibarra, Lidia Castillo Reyes y Lissette Gómez Rivera.